Héctor Balsa, el Polaco



1991-1993

El zaguero Héctor Rodolfo Balsa nació el 10 de marzo de 1972, en la ciudad de Buenos Aires. Aguerrido como pocos, supo encontrarse un lugar entre las promesas de Huracán de los años noventas.  Su mejor partido lo tuvo ante Boca Juniors, el mismo día que la leyenda cuenta que "Mohamed no le quiso hacer el gol a su Huracán".  En el Globito jugó diecisiete partidos, entre 1991 y 1993. Ese último año se lesionó, debiendo ser operado de rotura de ligamentos cruzados de la rodilla derecha.  Cuando por fin pudo volver a entrenar quedó libre de Huracán, por lo que continuó como jugador de Talleres de Remedios de Escalada.   Allí jugó medio año como carrilero por izquierda, pasando después al Atlanta que logró el ascenso a la "B" Nacional.
Luego pasó por Almagro, aunque la depresión ocasionada por no volver a lograr el rendimiento de sus comienzos lo hizo dejar el fútbol.  El mismo "Polaco" admitiría "sufrí mucho cuando me fui de Huracán".  Es que en el Globito había estado dieciocho años y allí había cosechado gran parte del grupo de amistad que lo acompañaba en la vida.  Ni siquiera una psicóloga pudo evitar que dejase el fútbol.  Quienes sí lo impidieron fueron sus compañeros Sergio Arias, Verger, Carlos Torino, Eduardo Papa y Juan Carlos Pérez, que lo convencieron para que abandone su lugar de ayudante del entrenador "Chiche" Lutzman para ponerse "los cortos" de Barracas Central.
Habiendo ya recuperado su nivel y siendo más que suficiente para esa cuarta categoría, Balza firma para Deportivo Riestra. En su último club lo expulsaron por juego brusco y su técnico lo privó de utilizar la cinta de capitán, motivo que lo inspiró a pensar en el retiro. Pero la decisión final llegó después, cuando se rompió el Tendón de Aquiles.
Alejado del fútbol, la necesidad de mantener a Juan, el hijo que Balza tuvo con su esposa Laura, lo hizo dedicarse a atender un local de loterías, un kiosco propio, y finalmente a manejar una motocileta para enviar pedidos del restaurante de su barrio.
Pero el esfuerzo tuvo su recompensa.  Primero fue aceptado como director técnico en las divisiones inferiores de San Telmo y luego trabajó también con las de Huracán.  Tras el aval de una buena trayectoria conduciendo al club, pudo llegar al equipo mayor de San Telmo, con Sergio Arias de ayudante.

Trayectoria
  • 1991-92, Huracán.
  • 1992-93, Huracán.
  • 1993-94, Huracán (no jugó).
  • 1994-95, Talleres (3ª división).
  • 1995-96, Atlanta (3ª división).
  • 1996-97, Almagro.
  • 1997-98, Almagro.
  • 1998-99, Almagro y Barracas Central.
  • 1999-00, Barracas Central.
  • 2000-01, Barracas Central y Riestra.