Alberto Dezorzi, el Loco

En Huracán en 1952
El Loco surgió en Tiro Federal y de allí pasó a Rosario Central. Su nombre completo era Alberto Emilio Dezorzi y su posición fue de delantero derecho. Siguió en Boca a pedido de su hermano Rodolfo, quien estuvo en Central, Boca y la Selección. Luego volvió con los Canallas, donde tuvo un largo período lleno de irregularidades debido a su carácter inquieto. Recaló en River Plate y de allí llegó al Globito. Era pícaro, guapo y goleador, de juego con gambeta extraña y embarullada. En Huracán tuvo hasta ese tiempo su mejor fútbol, ya que no se convirtió en ídolo pero igualmente fue un crack. Su silueta chueca y su personalidad le valieron el apodo; y es más, lo llegaron a acusar de utilizar alfileres para provocar ventajas contra el rival. En el Globito jugó diecisiete partidos y convirtió cinco goles en 1952. Siguió con un gran nivel por Atlanta y Ferro, para continuar luego por Chacarita, Banfield y San Telmo.