Miguel Di Pace


32 partidos y 6 goles - 2 años en Huracán
Hijo de una familia de clase media alta, el impulsivo Miguel Andrés Di Pace dejó la finca paterna de Balcarce para pasar sus inviernos en su San Telmo porteño y sus veranos en Mar del Plata. Su futuro no estaba escrito pero siempre tuvo en mente ser futbolista. Sus estudios los cursó en doble jornada, en el Euskal Echea, hasta que un pariente lo acercó a Racing. Estuvo en las inferiores de ese club hasta que llegó a actuar como profesional en 1946. Al año siguiente lo dan a préstamo a Banfield y en 1948 llegó a Huracán, en parte de pago de los pases de Tucho Méndez, Simes y Salvini a la Academia. Se trató de un delantero derecho que jugó 29 encuentros y convirtió 6 tantos en el campeonato, más 3 cotejos en desempates del descenso (32 partidos y 6 goles en 1949 y 1950). Luego pasó a la Universidad de Chile por dos años más y recaló finalmente en Portugal, donde tuvo un comienzo dudoso pero rápidamente se consagró en ídolo del Belenenses y de todo Portugal. Tuvo una seria lesión en cada uno de los países que jugó, a manos de Strembel de Lanús, Almeida de la Universidad Católica y Alcino del Boavista.