Norberto "Tucho" Méndez


Hijo de Doroteo y Rosa, el mediocampista derecho Norberto Doroteo Méndez nació en el barrio de Parque Patricios, en Buenos Aires, el 5 de enero de 1923. Tucho jugó en Miriñaque y en Piraña, hasta llegar rápidamente en 1936 a la Sexta división de Huracán, club del que fue ferviente hincha. El día de su debut en Primera marcó uno de los goles con que su equipo venció 4 a 2 a Lanús. Era un morocho inconfundible debido a su baja estatura, su chuequera, su bigote y su reluciente jopo. Fue un talento entre talentos, un jugador con gran gambeta y pícaro por excelencia, creador de jugadas inéditas y con buen remate al arco desde media distancia. Era admirador de Masantonio, a quien de chiquito esperaba fuera del estadio para llevarle la valija y con quien jugó de grande entre 1941 y 1947. También admiraba a Estrada, a quien de pequeño le alcanzaba la pelota y como profesional le anotó un tanto desde 35 metros de distancia. A lo largo de su carrera fue acompañado por ídolos de Huracán como Emilio Baldonedo, Arsenio Erico y Alfredo Di Stéfano. Fue un gambeteador ingenioso, habilidoso e imprevisible. Siendo jugador de Huracán, entre 1943 y 1945, se presentó en 23 oportunidades y consiguió diecinueve goles con el Combinado nacional, aunque jugando para otros equipos vistió la argentina en otras 8 oportunidades. Entre sus goles más bonitos se recuerdan los tres que les hizo a Brasil en el Sudamericano de 1945, anotando uno desde 35 metros. Estuvo también en el equipo que disputó diversos encuentros en Europa, donde deslumbró, ganándose en España el apelativo de Demonio. Comparte el puesto de goleador de la Copa América, con diecisiete tantos, junto al brasileño Zizinho. En algunas ocasiones le quitó el puesto de la Selección a Manuel Moreno, desplazándolo a este hacia la izquierda. Demostró su pasión por la camiseta del Globo y el día que dejó su barrio para irse a Racing lo hizo de madrugada porque sabía que, de día, los vecinos no lo dejarían ir. Actuó en Racing, en Nacional de Uruguay, nuevamente en Racing, en Tigre y finalizó su carrera con los colores de Huracán en 1958, cuando se despidió con un gol a San Lorenzo. En el Globo jugó 214 partidos y convirtió 66 goles en el campeonato, más 8 encuentros y 2 goles en la Copa Adrián Escobar, 5 juegos con 7 goles en la Copa Británica, 4 partidos y 5 tantos en la Copa de la República, y 10 juegos con 3 anotaciones en Copa Suecia (241 partidos y 83 goles entre 1941 y 1958). Como técnico trabajó poco, apenas un año en el Temperley de 1960. Mantuvo siempre su famosa frase de que “Huracán fue mi novia, Racing mi mujer y la Selección mi amante”. Fue víctima de un paro cardiorrespiratorio y falleció el 22 de junio de 1998, pero se llevó consigo las copas Escobar de 1942 y 1943, la Copa Británica de 1944, los Sudamericanos de 1945, 1946 y 1947, los campeonatos argentinos de 1949, 1950 y 1951, y el ganado con Nacional en 1952.


También jugó en Tigre

Trayectoria1941, Huracán (25 partidos y 5 goles).1942, Huracán (32 partidos y 7 goles).1943, Huracán (24 partidos y 10 goles).1944, Huracán (36 partidos y 16 goles).1945, Huracán (23 partidos y 13 goles).1946, Huracán (26 partidos y 9 goles).1947, Huracán (27 partidos y 9 goles).1948, Racing (25 partidos).1949, Racing (31 partidos) - campeón.1950, Racing (26 partidos) - campeón.1951, Racing (3 partidos) y Nacional (Uruguay).1952, Nacional (Uruguay) y Racing (18 partidos).1953, Racing (10 partidos).1954, Racing (16 partidos).1955, Tigre.1956, Tigre.1957, Huracán (20 partidos y 7 goles).
1
958, Huracán (28 partidos y 7 goles).
Con la Selección en Goles (arriba) y El Gráfico (último)

Trayectoria en la Selección1945, Campeonato Sudamericano (5 partidos y 6 goles).
1946, Campeonato Sudamericano (5 partidos y 5 goles).
1947, Campeonato Sudamericano (7 partidos y 6 goles).
1956, Campeonato Panamericano (1 partido).